Síguenos en...

Colecciones

Carrito  

No hay productos

Envío 0,00 €
Tasa 0,00 €
Total 0,00 €

Precios con IVA

Comprar

Newsletter

El BORSALINO rojo

Un relato del Madrid de la crisis, del caos de las subrime, del amor a la literatura y una elegía de la amistad. Una ciudad mesetaria, Salamanca, un periodista que escribe con ansias de gloria y del tumulto de la gran ciudad. Marquesas repintadas y trasnochadoras, los cigarros de plástico de Joaquín Sabina. Y un borsalino rojo...

Más detalles

3,00 € IVA incluído

Comprar

Programa de fidelización No hay puntos de recompensa para este producto.


Bajo el sol de mayo/junio cerraba los ojos enrojecidos y anotaba varias frases, era lo mío y a lo que me dedicaría siempre, aunque hubiese roto con Cinthia, aunque los grandes bancos americanos quebrasen, aunque tuviese un tumor devorándome los huesos, ya sabía cuál era mi vocación y no la dejaría nunca. Había chicas con perros, unos perros lentos y como atontados que dormían con placidez y babas a los pies de un banco cualquiera, banco de tallados y relieves, con palabras de política o amor, chicas cultas que leían libros que ignoraba, pasaban las páginas previa lamida de pulgar, las plumas de los patos asesinados eran el manto blanco de los alrededores del estanque, manto suntuoso y efímero que el viento podía volar en segundos. Madrid era ahorcar un pato indefenso a las tres de la madrugada, abandonar a la gogó que nos había abandonado, sablear a una marquesa cuarentona, decepcionar a un amigo, cambiar de pensión, instalarse en el confort como si fuese una vida digna y lograda, redonda y perfecta, empujar a Sabina, ignorar a los modistos y diseñadores más vanguardistas, invitar martinis a mediodía con dinero ajeno, defecar con entusiasmo, robar cuadros, desenamorarse, soñar como nadie, amar como nadie, incluso morir como nadie. Eso era Madrid, ese era mi Madrid


30 otros productos de la misma categoría: